jueves, 25 de noviembre de 2010

WOODY ALLEN: RETROSPECTIVA


He leído que el cine Doré ha preparado un ciclo dedicado a Woody Allen para el próximo mes de Diciembre. Aprovechando la ocasión repasaré las que, para mí, son las películas imprescindibles de un cineasta irrepetible. No estamos ante una filmografía precisamente manca. Este cineasta lleva haciendo cine desde los años 60 aunque muchos sólo lo conozcan por su última etapa, la de los últimos años. Que, por cierto, obviaré, porque estas películas no están a la altura de lo que ha sido Allen para el cine y la cultura en general del siglo XX. Desconozco las películas que se proyectarán en el ciclo, pero yo os proyectaré las que más me gustan:

* Bananas (1971): De las pertenecientes a su primera etapa, la "cómica", sin duda ésta es la que prefiero. Repleta de gags que hacen que te desternilles una y otra vez, es un brillante ejercicio de comicidad. Para verla un millón de veces y seguir pasándolo en grande.

* La última noche de Boris Grushenko (1975): Es un punto de inflexión en su carrera, ya que sigue siendo un film cómico pero con mayores pretensiones que las anteriores. Parodia obras cumbre de la literatura rusa como Guerra y paz y empieza a introducir conceptos filosóficos y el tema de la muerte, aunque sea en tono de broma, que le acompañarán en el resto de su obra.

* Annie Hall (1977): Película fundamental en su filmografía. Es una nueva forma de hacer comedia, más profunda, más madura, muy novedosa. Las películas sobre relaciones amorosas nunca volverían a ser las mismas. Hizo escuela y muchos films posteriores le deben mucho, como Cuando Harry encontró a Sally (1989). El vestuario de Diane Keaton creó una moda y se la considera un documento clave para entender una época, la de los 70. Además, es la unica película de Woody Allen que tiene el Óscar a mejor película del año. Ahí es nada.


* Manhattan (1979): Tiene puntos en común con Annie Hall, pero su estudio de personajes es más amplio. Aquí no se centra en una pareja sino en varias, y es todo un homenaje a una ciudad. Filmada en un prodigioso blanco y negro, tiene uno de los arranques más bellos de la historia del cine, con música de George Gershwin incluido. Para muchos, su mejor película. Inolvidable.

* Zelig (1983): Es una rareza dentro de su cine. Es un falso documental sobre la historia de un hombre que nunca existió: "Zelig, el camaleón humano". Destaca sobre todo por los aspectos técnicos, en la que el propio Woody Allen está superpuesto en muchas de las escenas junto a personajes de la talla de Adolf Hitler. La misma técnica fue usada años más tarde para la oscarizada y popular Forrest Gump (1994).

* La rosa púrpura de El Cairo (1985): Una de sus películas más populares. La película es un maravilloso homenaje al cine en el que realidad y ficción se confunden. La protagonista es una mujer desdichada en plena depresión de los años 30 y sólo le consuela ir al cine. Un día descubre, maravillada, que uno de sus héroes favoritos sale de la pantalla para tener un romance con ella.


* Hannah y sus hermanas (1986): Una de mis favoritas. Es muy difícil hablar de esta película en 2 líneas, ya que merecería un artículo, pero diré que tiene un guión impecable y trata los temas favoritos de Allen dentro de unas complejas relaciones entre los miembros de una familia: infidelidad, frustración, el sentido de la vida o la religión. La mejor interpretación es la de Michael Caine, su personaje se enamora perdidamente de su cuñada.

* Delitos y faltas (1989): Película dividida en 2 historias paralelas. La más interesante es la protagonizada por Anjelica Huston y Martin Landau. Este actor interpreta a un oftalmólogo, casado y con una brillante carrera a sus espaldas. Sin embargo, tiene una amante que le amenaza con contarle todo a su mujer si no la abandona para irse con ella. Sin saber qué hacer, desesperado, toma una fatal decisión. Con esta brillante premisa, Allen nos somete a un increíble análisis ético de una situación límite, desde el sentimiento de culpa. Años más tarde, repetería el mismo esquema en Match Point (2005).

* Maridos y mujeres (1992): Es una vuelta al tema en el que más cómodo se ha sentido Woody Allen, a las relaciones de pareja. Pero esta vez de una forma más agresiva, sin pelos en la lengua. Además, la cámara en mano y los planos secuencia dan a la película más realismo que otras películas de Allen. Más que una película, parece un documental sobre las relaciones posmodernas.

* Misterioso asesinato en Manhattan (1993): Tomando como premisa obras maestras como La ventana indiscreta de Hitchcock y La dama de Shanghai de Orson Welles, Allen hace una divertida comedia sobre un matrimonio aburrido que empieza a sospechar que en casa de sus vecinos se ha escrito un crimen.


* Balas sobre Broadway (1994): El film habla del talento artístico y de las dificultades que tienen los autores para estrenar sus obras (en este caso teatrales) sin someterse a las comercialidades del mercado. Todo ello ambientado en los años 20, en un ambiente de gángsters y de corrupción. La película está llena de personajes geniales como el que interpreta Dianne Wiest, que es un homenaje directo a la Norma Desmond de El crepúsculo de los dioses. La ambientación de la época es perfecta y probablemente estemos hablando de la mejor película de Woody Allen de los años 90.

 
* Poderosa Afrodita (1995): Como si de una tragedia griega se tratara, un coro griego nos relata esta genial historia en la que el hijo adoptivo de un cronista deportivo resulta ser un genio. A partir de ahí, éste se decide ir en busca de la madre. Y cuál es su sorpresa al descubrir que ella no sólo no es una mujer brillante, sino que es una prostituta simplona y medio lela. La prostituta es interpretada por Mira Sorvino, que bordó su interpretación y le valió un Óscar.

* Todos dicen I love you (1996): Se trata de la única incursión en el género del musical de Allen. La película es más que correcta y sale muy bien parada. Es divertida, entretenida, entrañable y llena de secuencias inolvidables, como la del baile final entre el propio Woody y Goldie Hawn a orillas del Sena. El espléndido reparto también ayuda mucho al resultado final. Son los propios actores los que cantan, con excepción de Drew Barrymore, que al parecer no canta muy bien.


* Desmontando a Harry (1997): Esta es, para mí, su última gran película. Está considerada por muchos como su "película resumen" al tener todos los elementos de su cine. Es, además, un claro homenaje a Fresas salvajes de Bergman. Harry acaba de sacar una novela en la que da a conocer, sin tapujos y sin tratar de no ofender a nadie, todos los pormenores de su vida privada. Rechazado por todos, no encuentra a nadie que lo acompañe a un homenaje que le van a dar en su antigua universidad. Así que secuestra a su hijo y se lleva a una prostituta al viaje, en el que también irá un amigo que les abandonará a mitad del recorrido ya que fallece por un ataque al corazón.
El guión es fascinante ya que la personalidad de Harry la vamos conociendo a través de los relatos que ha escrito a lo largo de su vida, a través de sus personajes de ficción. Por ello es una película coral con multitud de estrellas de Hollywood como Demi Moore, Tobey Maguire, Robin Williams, Elizabeth Shue...

EDUARDO M. MUÑOZ 

3 comentarios:

Lo que Coppola quiera dijo...

Muy completo te ha quedado. Anto.

Crispis dijo...

Genial :.) Te puedo completar alguna haciendo una segunda parte. Me encanta Woody Allen.

Eduardo Muñoz dijo...

Tengo que añadir dos más: "Granujas de medio pelo" y "Si la cosa funciona". En cuanto tenga un ratito.