viernes, 3 de junio de 2011

LOS CRÍTICOS FALACES


Desde luego que ya no puede uno fiarse de los críticos de cine. De algunos por supuesto, los de mayor influjo. Pues hace tiempo que perdieron su credibilidad y su palabra. No aciertan (o no quieren) usar los adjetivos que un filme se merece. Resulta cuanto menos sospechoso que una cinta mal hecha a sus criterios deba galardonarse con uno de esos Oscars a la mejor película. Una actriz en sus manos podría pasar a mejor vida con unas cuantas horas y unos labios pintados de un indeleble fucsia. Hay casos en que uno, -si su sueldo va en ello- tiene que arrodillarse ante las productoras, ante los directores, ante los ambiciosos.

Un ejemplo muy claro de estos extraños desajustes que se están sucediendo en nuestros medios de comunicación de masas lo encontramos con la crítica que en general se ha hecho de la película recientemente estrenada Primos. El director de esta película, Daniel Sánchez Arévalo, después de probar suerte con Azuloscurocasinegro, (2.006) y con Gordos, (2.009) filma otra película mediocre hasta la saciedad. 


Basta echar un vistazo a la escena del comienzo para aventurar la tortura de todo lo que queda. La película hace aguas por todos los costados. El montaje es desastroso, los chistes, las gracias y los gags rayan la grosería, el guión deplorable no acompaña muy bien a la nefasta dirección de los actores. El conjunto es tan nefando como la sensación de estafa que vivimos al salir de la sala.


El crítico del periódico El País, Don Carlos Boyero, no sólo declara abiertamente que le gusta todo de esta comedia ciertamente patética, sino que además se deshace en elogios y nos habla por activa y por pasiva de las bondades de los personajes y la virtud de los actores, del encanto de esto y del encanto de aquello. Finalmente concluye lo siguiente:
Creo que me gusta todo en esta comedia osada, extraña, eficaz y conmovedora. Incluidos actores y actrices que relaciono con las fatigosas y cutres series televisivas. Y, cómo no, me enamora la naturalidad y la hermosura de Inma Cuesta. Sí, la de Águila roja
En parecidas formas, el crítico del periódico La vanguardia, Don Lluis Bonet Mojica, después de líneas y líneas de cierta ambigüedad se decanta en los siguientes términos:
El desmadre está garantizado y se beneficia de unos comediantes, Quim Gutiérrez y Raúl Arévalo, de probada solvencia, y que, en algunos momentos, evitan el derrumbe del edificio. Es evidente que Primos constituye una gran baza comercial, un éxito que busca su público garantizado
No salgo de mi asombro cuando leo que E. Rodríguez Marchante, el crítico del Diario ABC, manifiesta elogia el quehacer del director en sus anteriores películas y concluye que la cinta es un producto limpio e impecable. Su dicción textual es la que sigue:
La película como tal es un producto impecable y limpio, una comedia sin estridencias (ni siquiera busca la carcajada)...
Doña Irene Crespo, crítica de Cinemanía, dice lo siguiente:
Es imposible no soltar la carcajada mientras ves a Raúl Arévalo (más divertido que nunca, en un papel completamente alejado de lo que nos tiene acostumbrados), Quim Gutiérrez (en la línea de Una hora más en Canarias, genial) y Adrián Lastra (gran nuevo descubrimiento) sobre un escenario, bailando y cantando a la perfección los Back Street Boys. […]


Y, sin embargo, todos sus habitantes, perfectamente dibujados, siguen llenos de la sensibilidad y ternura con la que Sánchez Arévalo ha dotado siempre a sus personajes…
Y lo que es ya para echarse a llorar es lo que nos cuenta el crítico de fotogramas.es, Don Milito Torreiro, quién después de darle cuatro estrellas de una escala de valoración de hasta cinco, concluye lo siguiente:
Se le puede poner algún que otro pero (Sánchez Arévalo sigue conociendo mejor a los hombres que a las mujeres), pero funciona con un ritmo implacable, con personajes incluso adorables y un sano, jocoso aire de juerga.
Lo peor de todo es que en una de esas páginas webs de referencia para los amantes del mundo de la crítica de cine como es www.filmaffinity.com se hagan eco de extractos tan bondadosos como falseados.

Yo no sé qué pensar de todo esto. Alguna vez me dejé llevar por el criterio de esta gente. Lógicamente salí decepcionado de la sala de cine. Hoy en día la crítica más verdadera se hace en los blogs de internet. Nosotros no nos debemos a una empresa que paga anuncios publicitarios en los periódicos. Lo hacemos por amor al arte. Y esa independencia es nuestra mejor carta de presentación.

Mis compañeros y amigos Eduardo y Juan así lo verifican. Eduardo hizo una crítica de Primos en este Blog. Después de haber reproducido tanta basura es necesario terminar este atentado con un poco de aire fresco. Es necesario encontrar una ranura por la que respirar, una crítica que nos salve de este penoso panorama. Necesitamos algo que no suene a verdad: creo que las palabras de Eduardo obedecen muy bien a esta necesidad:
 Primos pertenece a esa clase de cine español que da mala fama al conjunto. [...]   
¿Por qué no es una buena comedia? Fundamentalmente porque no tiene la menor gracia. La estructura está compuesta por un débil y enclenque esqueleto argumental que sirve para colocar un montón de chistes. Uno detrás de otro. [...]
Lo único que sentía era vergüenza ajena. Eso sí, la mayoría de espectadores que estaban en la sala se reían como hienas. [...] 
Pero que salgan chicas monas no justifica ni mucho menos el hecho de haber pagado siete eurazos, ya que al menos un servidor cuando va al cine quiere entretenerse. Pero aquí sales del cine cabreado, con la sensación de haber sido estafado y sabiendo que te han tomado el pelo. [...]
ANTONIO MARTÍN DE LAS MULAS

2 comentarios:

Eduardo Muñoz dijo...

Excelente reflexión, Antonio. En efecto, es mediocre el panorama de los críticos de cine "profesionales", es decir, pagados por los medios. Pongamos el ejemplo de Boyero, crítico nada menos que de El País, el diario de tirada nacional más leído de España. Este hombre dijo en una ocasión que sus películas favoritas son "El buscavidas", "El apartamento" y "El hombre tranquilo", nada más y nada menos. Tres joyas indiscutibles del cine. ¿Cómo se come, pues, que un tío con gustos tan exquisitos pueda alabar una película simplona como "Primos"? Porque la publicidad y el mercado es lo que manda, y que me perdonen los periodistas. Bueno, y en lo de "Torrente 4" ni entro porque es penoso. También obtuvo excelentes críticas.
Muchas gracias por resaltar esa crítica mía que tantos enemigos me trajo, jejejejeje
Abrazos.

Anto dijo...

Así es. Una pena. Uno ya no se puede fiar de estos críticos. Están corrompidos por el mercado. Tienen palabras de cariño hasta para la basura. Me gustó esa crítica tuya de Primos. Tiene sus puntos. Suena a verdad y a mala leche. Lo mismo que sentí yo cuando salí de verla. Era de justicia resaltarla entre toda esa panda de críticos venidos a menos. Abrazos.