jueves, 7 de abril de 2011

BROKEBACK MOUNTAIN (2005) de Ang Lee


El cineasta chino Ang Lee, autor de obras tan dispares entre sí como El banquete de bodas (1993) o Hulk (2003), sorprendió a admiradores y detractores con su película de 2005 Brokeback Mountain, basada en el relato homónimo de Annie Proulx, ganador del Pulitzer.

La película cuenta una historia de resignación, y es también un canto a la libertad y a la tolerancia sexual. La narración abarca varias décadas, comenzando en los años sesenta del siglo XX, en una América profunda en la que ser homosexual era poco menos que un crimen. La historia de amor entre dos hombres que se conocen cuando ambos tienen que cuidar de un ganado en las montañas de Wyoming es la premisa de un film inolvidable.

Para los protagonistas del film, Brokeback Mountain es un lugar idílico por varias razones. Allí es donde se conocen, donde se enamoran y donde están en paz con el mundo que les rodea y con ellos mismos, donde son felices. Dicho lugar se contrapone a la civilización, donde las leyes populares (mejor dicho, los prejuicios de una sociedad terrible) lo dominan todo. Brokeback Mountain es el único lugar de la tierra donde pueden llevar su amor a escondidas. Únicamente están rodeados por una vasta y hermosa naturaleza, donde esas ovejas que cuidan es lo único que dominan y controlan del mundo. El rebaño que es la propia sociedad les queda demasiado grande.


El malogrado sueño americano, tantas veces mostrado en el séptimo arte, aquí se cuenta desde la óptica homosexual. Tanto Ennis Del Mar (Heath Ledger) como Jack Twist (Jake Gyllenhaal) son dos víctimas de su tiempo, de una época intolerante, donde lo importante no es conseguir la felicidad sino sólo aparentarla. Siendo homosexuales están condenados a llevar una vida que no desean y ambos acaban casándose con sendas mujeres y teniendo hijos. El único sentido de sus vidas lo consiguen cuando se escapan regularmente a Brokeback Mountain, a esa tierra sin civilización, donde ambos logran retrotraerse a un estado que quizás sólo existiera en la Edad de Oro de la humanidad.

Cuánta grandeza se desprende de esta película. Siendo dueña de una temática propia, siendo ella misma su propia referencia, sin embargo consigue el lujo de realizar guiños a géneros típicamente americanos, como el western, aunque en realidad se trate de un drama costumbrista. La historia, como hemos dicho, se desarrolla a lo largo de muchos años y por eso mismo el guión está estructurado en bloques claramente delimitados. Pero dichos bloques son transparentes, tan sólo con el uso del maquillaje apreciamos el paso de los años, en una narración lineal. De todo el film, sin duda prefiero la primera parte, el comienzo, con esos maravillosos planos de las montañas de Wyoming, bellamente fotografiados por Rodrigo Prieto. La música de Gustavo Santaolalla hace el resto, sumergiendo al espectador en el paraíso terrenal.

El sentido y la sensibilidad de Ang Lee se aprecia desde el primer fotograma, en la forma de emplazar la cámara, en lo bien que resuelve las situaciones, en la magnífica dirección de actores. Lee prefiere los gestos sencillos para mostrarnos los sentimientos de los personajes. Uno de mis favoritos, aquél donde uno de los amantes abraza y huele la camisa de su amado cuando éste no está a su lado. Cómo puede caber tanta emoción en un solo plano.


Los dos protagonistas, el fallecido Heath Ledger (El caballero oscuro, 2008) y Jake Gyllenhaal (Zodiac, 2007) se comen al resto del reparto, pero hay que destacar también la interpretación de Michelle Williams, quien interpreta magistralmente a la mujer de Ennis del Mar en un difícil papel de mujer atormentada.

No hay duda de que estamos ante una joya del cine reciente, ante una película de las que dejan huella y una de las mejores de los últimos años. Con diferencia.

EDUARDO M. MUÑOZ

5 comentarios:

Manderly dijo...

Buena película!
Impresionante la fotografía y la banda sonora!!
Lo poco que he visto de Ang Lee me gusta bastante. Gran director!
Saludos!

Cine De Casa dijo...

La película me resultó bastante sincera. No me gustan las historias que terminan mal cuando tranquilamente podrían hacerlo bien, de cualquier manera se deja llevar.

E. Muñoz dijo...

Me sorprendió gratamente. Es una maravilla de película.

PULGACROFT dijo...

Una de mis películas preferidas, sin duda su banda sonora es una de sus mejores bazas, tan pocas notas cuánto transmiten!!
La fotografía preciosa, la historia conmovedora...genial!

Anónimo dijo...

Otra gran obra de la década pasada. Te deja clavado en la butaca. MIKI